Ir al contenido principal

Desnuda, con un cuervo. (Miguel Ángel de Rus)

Me hizo posar desnuda, con un cuervo sobre uno de mis hombros. Hacía frío en su estudio y sentí mis senos duros y mis pezones erectos, la piel erizada. Me puso un collar de perlas al cuello. Quedó satisfecho de cómo estaba todo. Se alejó con paso indeciso hacia su cámara, se giró, se colocó tras el objetivo y me pidió con voz trémula que cerrara los ojos. 

Entre los disparos de su cámara fotográfica sentí sus jadeos. Sabía que estaba excitado y eso me hacía sentir poderosa. Sin moverme, sin hacer nada, sólo con mi belleza, él era un hombre convulso, un esclavo. Entreabrí los ojos y contemplé el efecto que hacía en mis pezones el bálsamo que me había frotado. ¡Creí que iban a reventar! En cierta forma, yo también estaba excitada. 

En ese momento escuché un golpe fuerte, pastoso, como de un saco de grasa, y un ruido metálico. Algunos papeles cayeron revoloteando lentos de la mesa que tenía a su lado. El cuervo aleteó asustado, saltó lejos de mí. Contemplé sobresaltada; aquel tipo estaba en el suelo, sin duda exánime. 

Me acerqué a él. Había dejado de respirar. Comprendí que tenía que actuar rápido. Extraje la cartera de su pantalón y saqué el dinero que me debía por mi trabajo de modelo. Era el segundo fotógrafo que se moría en lo que iba de año. Me repugna el modo en que son incapaces de controlar sus instintos. 

–Todos los hombres son unos simples mamíferos –dije despectiva. Me puse mi vestido de tirantes y salí dejando la puerta abierta. El aire tibio de la calle era agradable. Quizá debiera cambiar de profesión.

Miguel Ángel de Rus. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

El jardín de los egos (Carlos García)

Todos los días los cultivamos. Como una preciosa planta desconocida. Cada acción está calculada para hacer que crezcan. Todos, que no pretendo excluirme, nos dedicamos a una diabólica solidaridad con nosotros mismos. Sabemos que el mundo se está cayendo a pedazos pero no hacemos mayor cosa. Nos jodieron con el cuento de “Empieza por ti mismo” o no lo entendimos, o lo entendimos a nuestro acomodo.
“Si quieres la paz mundial empieza por buscar tu propia paz” salmodian los gurúes. Nos dedicamos entonces a toda clase de pseudofilosofías para buscar nuestra propia paz. Vamos a nuestra clase de meditación trascendental mientras al lado la gente se mata por un mendrugo de pan. Leemos textos de una supuesta profunda sabiduría para vernos serenos en el espejo (y que nos vean, claro, sobretodo que nos vean) pero no somos capaces de escuchar, y mucho menos valorar, la filosofía de quién se sienta nuestro lado. Nuestro apoyo es de un clic, nuestra protesta es un tweet, nuestra solidaridad es un…

No es tu bolso.
No son tus tacones.
Ni la forma en que el cinturón combina con tus gafas.

No es tu escote.
No es tu sonrisa forzada.
Ni tu mirada estudiada.
Ni tu vida social.
Ni tu baile convencional en la discoteca.

No es lo que consumes.
Ni lo que vendes.
No es la impostura en la que a veces caes.

Es la alegría con la que luchas.
Es la pasión con lo que buscas.
Es la esperanza con la que insistes.

Es la música con la que se hace sentir tu alma.
Carlos García

Si le rompieron el corazón

Primero, no se engañe. Ya se lo rompieron, se lo enmigajaron, se lo hicieron añicos. No trate de disimularlo. No intente esconder los pedacitos debajo de la alfombra o debajo de las madrugadas. Esos bultos se notan, especialmente en las ojeras, puede que las visitas miren circunspectamente para otro lado, pero todos saben que le rompieron el corazón en pedacitos. Lo importante, como dicen los cómicos de circo y libros de autosuperación, es la actitud. La actitud apropiada es ser cursi. Déjese de tonterías. Ya se sabe que se supone que uno debe guardar la compostura y el decoro en todo momento y que está de moda lucir como que uno está de vuelta de todo y nada le afecta. Pero eso es más ridículo de lo que cree. Le rompieron el corazón, actúe como tal. Asuma su cursilería inevitable. Cante canciones de despecho y hastíe a sus amigos con historias de cuánto va a extrañar el color de las medias de su amor fallido. Llore en los hombros de los transeúntes porque la vida es in justa y en e…